Connect with us

Hola mi bro, se te perdío algo?

Discos

¡Hallelujah Humanz!

No existe la permanencia, nada se puede quedar quieto para una duración eterna. La vida fluye, muta, cambia de color, de perspectiva…Se transforma. Y si esta ley inherente de la naturaleza hace que todo a tu alrededor cambie de estructura, tus grupos musicales favoritos no están para nada exentos de esto.

Cada que una banda/artista se atreve a sacar una nueva producción siempre se pueden escuchar a los mismos necios, diciendo la misma basura: “Cambiaron, ya no son lo de antes” ergo, ya apestan, ya no emocionan, no cautivan. Despliegan así un carácter snob, que contrario a lo que se pueda pensar, no hace más que revelar una ignorancia de campeonato.

Los grandes artistas, por fortuna nunca hacen caso a nada de lo que sus seguidores dicen. Se pasan las sugerencias y comentarios en twitter por el ano. No les importa un comino, lo cual es de aplaudir. Floyd no lo hizo, ni Bowie, ni Lennon. ¿Dylan?, ¿Alguien?. No importa si sus experimentos hayan parecido raquíticos para algunas personas (A Dylan, en el Newport Festival del 65 le llovieron reclamos y mentadas de madre al por mayor después de que este decidiera darle un giro eléctrico a sus composiciones acústicas) el tiempo siempre cobra factura y se encarga de poner a todas las cosas en su justo sitio.

Damon Albarn es quizá uno de los pocos músicos de su generación que ya se pueden dar el lujo de hacer lo que les salga del forro de los huevos. ¿Quiere combinar una orquesta marroquí al unísono de un par de raperos? Claro, ¿Se le antojó sacar a Shaun Ryder de las sombras para una rola del 2005? Por supuesto. ¿Sacar todo un álbum completo de aparentes descartes un año después de su joya del 2010? Adelante.

Ahora, seis años después e inspirado por los gustos de sus retoños y por querer ser el papá actualizado, se dio a la tarea de juntar a una buena cantera de músicos, productores, Mc’s y uno que otro mito del pasado para así configurar Humanz. Esperado álbum, que desde el 2016 nos tenía con una gran ansiedad anticipatoria. Y aquí algunas impresiones y apuntes sobre esta colección de novedades de Albarn y Hewlett.

Humanz se aleja por completo de las pretensiones conceptuales de aquel álbum del 2010 llamado Plastic Beach, pero si aquel era rico por una gama heterogénea de colaboraciones, estilos y progresiones, Humanz es un poco opuesto, pues aquí los sonidos coexisten en una pared sonora completamente homogénea.

Las canciones armonizan en medio de un acordado estilo synthpop. Muchas pinceladas que recuerdan a los aferrados años 80. La producción, una vez más se presta a una impecabilidad que carece de reproche alguno. La voz de Albarn no pierde ni un poco de ese brillo que lo ha caracterizado y le ha asegurado un lugar en el podio del pop (en el cual aseguro se encontrará muy cómodo al lado de gente como Prince y Bowie, ya lo verán).

El disco cuenta con una división en seis bloques, cada uno distinguido de un intro y cinco interludios. Para una perspectiva más satisfactoria, vamos a acercar el ojo (y sobretodo, la oreja) en cada uno:

Intro: I Switched My Robot Off

Este bloque comienza con esa colaboración con Vince Staples, en el cual la fusión entre Hip Hop y el pop de Albarn hacen una mancuerna incendiaria. La agresividad de Staples envuelve correctamente la sensibilidad musical de Damon. Un goce de cabo a rabo. Strobrlite, junto con Peven Everett, quien toma el protagonismo con un vozarrón a la Luther Vandross que (como te digo) hace revivir a los 80 ´s más funky, la capa de sintetizadores le hace buenas jugadas.

«Saturnz Barz» (ft. Popcaan) es a mi parecer la más floja del disco, el autotune queda muy fuera de contexto, pues todo lo bueno que tiene detrás queda opacada por este detalle. Tal vez luciese mejor en una recopilación de lados b o tal vez, en un disco de Groove Armada. «Momentz» es un buen regreso para De La Soul en un disco de Gorillaz, lo cual hace de esta canción un total festejo por sí mismo, de momentos puede recordar a Demon Days, pero la atmósfera synth pop se aferra al esquema, lo cual no desmerece.

Interlude: The Non-Conformist Oath

Esta parte abre con «Submission» ( ft. Dany Brown & Kelela) canción que nos descubre a una Kelela en perfecta sintonía con la identidad que para esta altura ya cobró la placa. Un highlight absoluto que definitivamente te hará querer escuchar más de esta etíope que apenas cuenta con un mixtape. Danny Brown hace una aportación, que a primera escucha pareciese estropear por completo el track, pero esta intervención cobra más sentido en proporción a las escuchas que le des.

«Charger» es uno de los tracks que se encargan de traer a la vida al mito. En este caso a la incuestionable Grace Jones sonando completamente agresiva, encima de un loop de sintes cuasi industriales, se mantiene como una interpretación bastante decente.

(Escucha aquí un adelanto)

Interlude: Elevator Going Up

Acá, se arranca con «Andromeda», que al parecer ya se consolida como clásico instantáneo del catálogo de Albarn. Suave y melódico, la voz de Damon una vez más agarra matices muy sensuales, si fuese un caramelo sería de aquellos de los que en la tele te venden con el slogan “Se deshace en tu boca», «Andromeda, se deshace en tus oídos» ¿Qué tal, eh?.

«Busted and Blue» se decanta en una melancolía que no pierde ese mojo que el track anterior estableció. Definitivamente uno de los puntos más brillantes dentro del álbum. Básicamente, esta sería la equivalente a “El Mañana” de Demon Days, pero con un dejo de Everyday Robots (2014)

Interlude: Talk Radio

«Carnival», no es una de las grandes aportaciones del disco más esto no significa que palidezca en el disco. Es una buena canción, sirve de puente para dar paso a «Let me Out», donde Mavis Staples (otro enorme mito) hace mancuerna con Pusha T, en otro momento alucinante.

Interlude: Penthouse

«Sex Murder Party» no es como ningún track que hayamos escuchado en Gorillaz antes, la atmósfera que se desarrolla aquí es de una calidad absoluta, Jamie Principle y Zebra Katz meten sus cucharas para un ritual sonoro que se funde en percusión electrónica, y capas sintéticas que se unen satisfactoriamente a la suave voz de Damon. «She´s My Collar» sigue con las vibras que nos había dejado la canción anterior, ahora con la ayuda de la colombiana Kali Uchis (la cual ya hacía falta en una colaboración)  para seguir con este ambiente de texturas riquísimas. En este track, Kali no es protagonista, se limita a hacer unos cuantos guiños, los cuales son suficientes para mantenernos hornys.

Interlude: The Elephant

Se cierra el disco con dos temas que ya conocíamos: «Hallelujah Money», que junto a Benjamin Clementine nos recuerda del peligro sociopolítico que amenaza con terminar esta fiesta. Sorpresivamente esta canción toma mucha fuerza si se escucha en conjunto con las demás, cuando salió hace unos meses se entonaba muy floja, la perspectiva ha cambiado. «We Got The Power» cierra esta nueva placa de forma magistral, con un festejo auditivo comandado por Jehnny Beth, Noel Gallagher y por supuesto Damon Albarn. Nos recuerdan que a pesar de la espesura de estos tiempos y lo jodido que pueda presentarse el panorama político y a pesar de los fans tontos que aún quieren el sonido de Demon Days (no tiene que ver, pero es que me da coraje) a pesar de las bombas, de los conflictos, de las turbulencias “Tenemos el poder de amarnos mutuamente, sin importar lo que pase” y sobretodo de fluir con el cambio y crecernos al castigo.

Al menos Albarn tiene ese poder. ¿Lo tienes tú?

Calificación: 8.8/10

El bato que escribe de rock, toma fotos a bandas y que toma café, me gusta el Punk. Freelance

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Cobertura

Podemos ubicar las primeras apariciones de este célebre ejemplar femenino en un sonido Garage Rock Punk, por la época de los hermosos 90´s; “las...

Canciones

Por: Paola Medina “Girls ganjah have fun” es la última rola de Samantha Barrón, una zacatecana de 23 años que se está abriendo paso...

Especiales & Promociones

Algo que nos caracteriza a los latinos es la fiesta que llevamos dentro, porque al son que nos toquen bailamos. Fue así  como conocí...

Canciones

Al escuchar canciones de estos muchachos, poco a poco nos vamos dando cuenta del sentimiento juvenil apasionado y festivo con el que cuentan cada...

Copyright © 2020 Rockeando.net