Cobertura

Publicado octubre 7th, 2014

«No Te Va Gustar», Festeja 20 años en el Metropólitan


No-Te-Va-A-Gustar-Pic1

De Uruguay al Teatro Metropólitan, desde 1994 hasta la fecha, el combo musical No Te Va Gustar celebró su trayectoria con un concierto de poco más de dos horas de duración la noche del sábado 4 de octubre.

Treinta minutos después de la hora pactada, la oscuridad invadió el recinto, mientras los nueve músicos tomaron sus respectivas posiciones en el escenario y el público enloqueció, logrando simular un lleno, a pesar de había muchas localidades vacías.

Sin palabras de por medio, Hijo de las armas se hizo escuchar, seguida de Sin pena ni gloria; mientras Cecilio Ramos brincaba por todo el escenario, y para terminar la tanda de canciones del disco El calor del pleno invierno, sonó Destierro, antecediendo al primer éxito de la noche: Al vacío cantada por la mayoría de los presentes.

«Buenas noches México» fueron las primeras palabras de Emiliano Brancciari, justo antes de interpretar Con el viento unida a Fuera de control. Como acostumbran desde hace varios años, este último tema puso eufórico nuevamente al público, mientras el trombonista incitó el acompañamiento con las palmas.

La primera pausa larga se dio mientras la gente gritaba el nombre de la agrupación de forma coordinada, mientras Brancciari se refirió a la visita como «una nueva alegría» y el deseo de que el público que se dio cita disfrutara del concierto.

El ritmo reggae se hizo presente gracias a El error y sin pausa, la banda entonó Mirarte a los ojos. «Estamos festejando 20 años» fueron las palabras para indicar el motivo del recital, segundos después el público conformado por gente de distintas generaciones, se encontró cantando Verte reír, al tiempo que Cecilio demostraba el dominio de su instrumento, al finalizar el tema un nuevo agradecimiento, y otra vez todo se tornó oscuro.

Tu defecto es el mio, antecedió a las cordialidades, ésta vez por cada una de las presentaciones en el país mexicano, además de una dedicatoria a un compatriota suyo, manifestando su respeto a través de La única voz, que les ganó el vitoreo multitudinario, respondido con un nuevo agradecimiento.

publicacion2
Para seguir, la banda escogió Llueve tranquilo, de su documental El verano siguiente. En el momento en que interpretaron Arde, parte de los integrantes que se encontraban abajo, subieron a la tarima en la cual solo se encontraban el baterista, tecladista y percusionista.

Con El camino, el público y la banda compartieron los brincos que provocó el sonido del tema, justo antes de que el concierto cambiará a un sonido semi-acústico. Sin la sección de metales, un tema que no es usual en sus visitas a México: Memorias del olvido, continuada por una anécdota de un noviazgo del cantante, que sirvió de introducción para No necesito nada. El turno llegó para uno de los temas trascendentales en la historia de la agrupación; Clara que fue acompañada por las palmas del público.

El momento de volver a épocas más recientes se dio a través de Ese maldito momento, continuando con Chau, que en un inicio fue cantada por el público, dejando a Emiliano la segunda parte de la canción. Con el anuncio del lanzamiento de su nuevo disco durante la semana próxima, y entre bromas sobre Ricky Martin y su forma de bailar, la agrupación entregó una versión puntual de su tema más reciente, de nombre Comodín, mientras en la pantalla se proyectó el videoclip, mientras Brancciari y Ramos mostraron sus mejores pasos de baile.

El sonido del flamenco se hizo presente con Mucho más feliz, seguida de Tan lejos, y minutos después de las 22:00 horas, sonó A las nueve, como planeado por aquel verso que reza; «Sé que te vas a las nueve, sé que me muero a las diez«. Nada para ver provoco el momento de mayor frenesí, pues los tintes ska de la canción, el protagonismo del trompetista y los aplausos y gritos del público, retumbaron en el recinto.

Cuando tocó el turno de No hay dolor, el público logró una comunión con la banda, en un principio interpretando el tema sin la voz de Emiliano, dando paso a que tanto el trompetista, el bajista y el saxofonista, lucieran con sus instrumentos, seguidos de Emiliano que se encargo de dirigir el canto final, entre espectadores y músicos.

El final se sentía cercano, pues Te voy a llevar hizo acto de presencia, a lo cual siguió Cero a la izquierda, que con un «Chau, gracias«, retiró a la banda del escenario, mientras el público era iluminado, que sin moverse de sus asientos pedían que el show continuará, situación que sucedió con Pensar.

Casi para finalizar; Cielo de un solo color sonó antes de las palabras finales del vocalista, que expresaron el sentir de toda la banda: «Muchísimas gracias por hacernos felices cada que venimos acá». Entonces el tema final, No era cierto, que desató la euforia de la audiencia, la misma que  festejó el concierto con aplausos, mientras la banda se despidió con el usual gesto de inclinación, y con la promesa de volver el próximo año.

Fotografías Cortesía: Rock Show – Wild Side Press

Por Jair Arellano

Tags: , ,




Back to Top ↑
  • Anunciate